El packaging es la piel que viste nuestro producto y como tal es el elemento que puede marcar la diferencia cuando este se encuentra en el lineal frente a otros productos. Según un estudio publicado por la consultora Nielsen dos de cada tres consumidores deciden comprar un producto nuevo cuando el envase llama su atención, por lo que su diseño tiene una enorme influencia en nuestra decisión de compra.

Las personas tomamos decisiones en función de las emociones que sentimos cuando vemos un producto nuevo, es evidente que un buen ejercicio de packaging que transmita el valor diferencial de nuestra marca, que transmita la pasión que hemos puesto en su desarrollo y que logre conectar emocionalmente con el usuario, tendrá mayor probabilidad de éxito. Porque el amor a primera vista, existe.

Las principales funciones que debe cubrir el packaging son la de proteger, transmitir y comunicar.

Proteger el producto.
La principal funcionalidad del packaging es la de proteger y conservar el producto. Ya sea un producto frágil, un producto perecedero, o cualquier producto que necesite unas características especiales de almacenaje. La función principal es que el producto llegue hasta nosotros en óptimas condiciones.

En un mercado global en el que no existen fronteras, los productos se transportan en masa desde un punto del mundo a otro. El packaging se convierte en la barrera que protege adecuadamente el producto y permite transportarlo en las mejores condiciones.

Transmitir.
El packaging es una importante herramienta de Branding que transmite los valores y la filosofía de la marca. Al igual que un spot publicitario o una simple tarjeta de visita, el diseño del packaging debe mantener una coherencia con las aptitudes que representan la marca.

El packaging es la piel que envuelve nuestro producto y sobre la que tatuamos nuestra marca.

El packaging continuará con su función comunicativa fuera del punto de venta, transmitiendo la imagen de marca después de ser adquirido el producto. Es otro elemento más a tener en cuenta a la hora de construir branding corporativo, de crear conexión con las personas, de crear marca.

Comunicar.
El packaging funciona como un magnífico soporte comunicativo, es el último punto de encuentro entre la marca y el usuario antes de que este consuma el producto, por lo tanto es el último punto en el que podemos comunicar el valor diferencial de nuestra marca.

A la hora de desarrollar un packaging, los factores más importantes son el producto y la marca, pero existen una serie de requisitos legales de etiquetado que todo producto manufacturado debe cumplir. Es en este punto en donde se debe prestar especial atención para cumplir con las leyes vigentes, tanto nacionales como internacionales, en caso de exportación a otros países.

Medio ambiente.
Y por último, quiero resaltar la importancia de los envases ecológicos y sostenibles. Cada vez crece más la preocupación por la salud de nuestro planeta y las marcas son responsables directas de este problema. El respeto por el medio ambiente está cada vez mejor valorado. En condiciones de igualdad de un producto frente a otro, un envase sostenible puede marcar la diferencia. Queremos marcas comprometidas que mejoren el mundo.

Por todo esto, no invertir en el packaging es un grave error que comenten muchas compañías y que resta importancia a todo el trabajo previo y al propio producto. Si dedicamos tiempo, esfuerzo y recursos en la creación de un producto y la marca que lo representa, no podemos descuidar el último paso que puede marcar la diferencia y convertir nuestro producto en un éxito o un fracaso.

Desde Xeyo te ayudamos en la creación una marca y un packging que consigan conectar con el usuario potencial de tu producto.

No invertir en packaging es no invertir en marca.

Tagged with: , ,