La simbiosis es un fenómeno biológico muy común por el cual diferentes especies, animales o vegetales, se asocian para cooperar y compartir recursos. En el África sub sahariana, por ejemplo, viven dos especies muy diferentes que mantienen una relación muy especial: el picabueyes y el búfalo del cabo. El búfalo da cobijo en su lomo y espanta a los posibles atacantes del pájaro y este le paga la protección quitándole parásitos que le sirven de alimento. Los dos obtienen un beneficio al colaborar juntos.

Estas asociaciones no escapan al mundo del Branding en donde recientemente estamos asistiendo a una efervescente proliferación de alianzas entre diferentes marcas con el objetivo de alcanzar un beneficio común. En los albores de este nuevo milenio podemos atisbar como un gran número de marcas han encontrado en el Co-Branding una nueva fórmula de innovación y crecimiento.

Dicho esto, podemos definir el Co-Branding como una alianza entre dos o más marcas para crear un producto o servicio con unas nuevas características. Se trata de una asociación win-to-win, una vinculación que busca el beneficio de las dos partes implicadas. Ya sea por unir fuerzas para crecer, unir fuerzas para innovar, para alcanzar nuevos mercados… el co-branding está en auge y sobretodo está creando nuevos productos y nuevas formas de entender el mundo.

Entre las numerosas alianzas de Co-Branding podemos destacar:

Co-branding de competencias complementarias

Este tipo de Co-Branding se produce cuando dos marcas diferentes se alían para crear un nuevo producto o servicio que antes no existía. En 2006 Nike y Apple se aliaron para crear un sensor que se incluía en las zapatillas Nike y monitorizaba la actividad en el iPod. Dos marcas pertenecientes a sectores diferentes que crearon un nuevo producto.

Co-branding de conocimiento

Este tipo de Co-Branding consiste en compartir información sobre los usuarios de ambas marcas para ofrecer nuevas soluciones. Son por ejemplo el caso de las tarjetas de crédito y las gasolineras que las patrocinan. Ambas se alían y ofrecen unas ventajas a los usuarios por su utilización. Con esto logran atraer usuarios a sus respectivas organizaciones.

Co-branding de ingredientes

El Co-Branding de ingredientes se produce cuando dos marcas se alían para construir juntas un producto de mayor valor. Normalmente, una marca actúa como marca principal y la segunda como marca invitada. Un buen ejemplo son las marcar Calvo y Carbonell, que se unieron hace unos años para para lanzar el atún claro en aceite de oliva. Calvo es la marca principal y Carbonell actúa como marca invitada y la unión de ambas crea un producto Premium.

Definir correctamente los roles que deben cumplir las marcas en estas nuevas alianzas es el punto crítico del Co-Branding. Cuando se crea un nuevo producto o servicio, se crean unos nuevos atributos y unos nuevos valores que repercutirán de forma directa sobre las marcas implicadas. A la hora de tomar una decisión sobre un acuerdo de co-branding hay que poner sumo cuidado en elegir la marca colaboradora y fijar una estrategia a seguir.

Los principales beneficios que aportan este tipo de alianzas son conseguir una mayor rentabilidad para las marcas colaboradoras y reducir la inversión en diseño, publicidad, marketing y en el desarrollo del producto, puesto que los gastos se reparten según lo que las dos compañías hayan pactado. Pero una mala elección del socio colaborador o una mala definición de la estrategia conjunta puede tener consecuencias drásticas en la percepción que tenemos de las marcas. Lo que puede ser peor, puede generar confusión en el usuario de la marca.

Co-Branding, la unión que hace la fuerza.

Tagged with: , ,